Anoche, entre un ron y una ginebra, conversaba con mi amigo J.C.P. sobre mapas antiguos, piratas, cartas marinas, tesoros hundidos y otras divagaciones. Y al amor de esta conversación me he acordado de la David Rumsey Historial Map Collection.

Este museo alberga una impresionante colección de más de 150.000 mapas antiguos (siglos XVIII y XIX principalmente) de los cuales, alrededor de 21.000 están disponibles on-line, escaneados en alta resolución. Lo interesante, aparte de la colección en sí, es la cantidad de herramientas de análisis y comparación, que ofrece.

Y como muestra, un botón. En esta imagen podéis ver un fragento de un mapa de 1701 (concretamente de la costa sur española, desde Gibraltar hasta Cartagena) sobreimpresionado con la imagen real de Google Maps.

A la vista de la «enorme» diferencia entre la imagen del satélite y el mapa, no es extraño adivinar la aventura que tiene que suponer encontrar un pecio hundido. Localizar la última posición apuntada en el diarío de navegación, adivinar que puntos de referencia utilizaron para calcularla, obtener la carta de navegación que utilizaron (algo harto díficil en si mismo, ya que estaban consideradas como tesoros valiosísimos que era preferible destruir antes de que calleran en manos enemigas) y calcular, en función de los errores entre la carta y la realidad, el punto en el que se hundió … sin duda debe despertar la imaginación de cualquiera.