No estoy diciendo adiós,
no hay fin definitivo.
Tú te vas y yo estoy
en tu noche velando por ti
y aunque duermas diré lo que nunca te supe decir:

Ya la tristeza se fue
y aunque ha dejado un gran rastro
y aunque faltan lágrimas por llorar
no te daré una canción triste más.
Quiero que sepas que pienses que sientas
que aquí estaré bien.

¡Propongo un brindis con todos los que estamos aquí,
un brindis por la felicidad
que siempre quisiste para mí!

¡Propongo un himno por todo lo que te hizo reír,
por todo lo que te hizo llorar,
estés donde estés lo vas a oír!

Yo te dedico todo lo que en la vida haga bien,
todo lo que me recuerde a ti,
estés donde estés lo vas a ver.

Yo te dedico todo el amor que pueda entregar,
el amor que pueda devolver
de tanto amor que dejaste en mí.

De tanto amor que aquí dentro no se puede guardar,
que tanto amor tiene que salir,
que siento que está a punto de escapar…

Que este fin
no es el fin,
es continuará…