No, tranquilos, no voy a hablar de política. El tema es que, hoy, M.I.M.H. me ha enviado otro ejemplo de cómo no hacer publicidad. Iba a hacer un extenso discurso sobre el uso de las herramientas visuales y de cómo ponérselo fácil a tus potenciales clientes, pero la verdad, en este caso, no creo que merezca la pena ningún comentario.

cartelmalcortado