Hoy os quiero presentar la tontá con la que me he entretenido este fin de semana. Quería hacer algo sencillo para jugar y aprender el API de Google Maps y se me ocurrió que podía ser divertido homenajear a los cartógrafos españoles del siglo XVIII (ya sabéis que me encantan los mapas antiguos) con una versión de esta aplicación pero con coordenadas relativas al meridiano de Cádiz (y que se se fastidie la pérfida Albión y su meridiano). :tongue:

Los que entendáis de lo que os estoy hablando, podéis jugar con él haciendo click en la imagen. Los que no, tenéis la explicación más adelante:

AltMap v0.1: Google Maps alternativo con coordenadas del meridiano de Cádiz

Conocer nuestra posición en el mundo (lo que conocemos como latitud y longitud) siempre ha sido útil, especialmente en el mar donde no existen montañas u otros accidentes que nos ayuden a orientarnos. Lo que hoy fácilmente podemos hacer con el móvil o un GPS históricamente no ha sido siempre tan sencillo. La latitud (nuestra distancia al ecuador) es algo más fácil (basta con medir el ángulo que forma la estrella polar con el horizonte) pero la longitud, aparte de necesitar del cálculo preciso del tiempo (lo no que ha sido posible hasta hace relativamente poco tiempo), tiene una complejidad adicional: si bien el ecuador está determinado por la rotación terrestre, no existe nada que nos permite definir el meridiano 0º de referencia a partir del cual empezar a medir.

Como cuenta José Manuel Oneto en su blog, en la antigua Grecia Ptolomeo estableció en la isla de El Hierro su meridiano por ser el lugar más al occidente del mundo conocido. Sería el meridiano de referencia en Europa hasta el siglo XVIII.  Entonces, el estudio de la cartografía astronómica hizo que cada país construyera su propio observatorio astronómico y estableciera en ellos su propio meridiano. Los ingleses en Greenwich, los franceses en París y nosotros en Cádiz  y toda la cartografía marítima, terrestre y astronómica española de la época usaba dicho meridiano como referencia. Posteriormente, el observatorio (y con él el meridiano) se trasladó a San Fernando y así hasta que en 1801 se acordó internacionalmente que toda la cartografía (y los husos horarios) se establecieran con referencia al meridiano de Greenwich.

Así qué si tenéis alguna carta marítima española antigua, un cuaderno de bitácora o tal vez estáis leyendo algún libro que trata estos temas tipo ‘La Carta Esférica’ de Arturo Pérez-Reverte (al que con cariño dedico este trabajo por tan buenos ratos que nos ha dado con sus libros) ya tenéis una herramienta para jugar.